“Rueda cubana” para el buen humor

En alguna parte he leido que algunos especialistas aconsejan, entre otras cosas, el baile para rebajar el estrés. Y yo añado: y también para mejorar el humor. Sobre todo si estás en proceso de aprendizaje de un baile multitudinario como es La rueda cubana.

Para el que no lo sepa, los ingredientes de la rueda cubana son:

  • un buen puñado (cuanto más grande mejor) de personas de sexo variado
  • conocimientos de salsa altos, medios, básicos y nulos, a repartir entre los integrantes

Preparación:

  • Se colocan a las personas en parejas lo más mixtas posible en círculo y se pone un CD salsero a toda caña. Se busca un portavoz que vaya diciendo, a su libre albedrío, el tipo de figura de baile que va a ir haciendo cada pareja, y cuándo los hombres, y/o los que hagan de tal, han de dejar a su pareja y pasar a la siguiente chica. Para eso dice ¡Cuerno!. Los resultados son variados y únicos, dependiendo de los ingredientes y del ambiente festivo-alcoholizado que haya 😛

Y he aquí un resultado cualquiera de un día cualquiera (que no viví… bueno… puede que sí, jiji):

Primera pareja. Tipo fortachón que me saca dos cabezas. Empieza la música. El tipo fortachón al darme la vuelta me mete tal empujón que acabo dando más vueltas que una peonza. Todavía no me he repuesto del mareo cuando, ¡cuerno!, me llega la siguiente pareja. Un chico bajito al que le huele el aliento. Le hago un gesto a mis amigas, que están en el otro lado del círculo, para prevenirlas.

¡Cuerno! (¡Por fin!! ¿es que no había dentrífico en el super de su barrio?) todavía con cara de asco de haber aguantado ese aliento, me llega un hombre sonriente, atractivo de una manera salvaje y animal. Hago un gesto trinunfante a mi amiga, que está con el chico del aliento podrido. El mío huele a gloria, me acerco con la excusa de una vuelta mal dada a su pecho para impregnarme del olor, por si las moscas…. casi me caigo, me tiene que recoger, muerto de la risa…

¡Cuerno!… qué penita, por dios…

Se me abalanza un hombre que mueve los brazos y las piernas como molinillos, totalmente fuera de ritmo, me da la risa, sobretodo porque él ya viene que no se tiene de tanto reirse de sí mismo.

A todo esto, como la mitad no sabemos o sabemos muy poco, el círculo se va cerrando en sí mismo y acabamos, a mitad de canción, todos revueltos, muy juntos, riendo y ya sin bailar, sólo intentando desenredar el entuerto y vuelta a empezar…

Un par de vueltas más y ya tenéis material para dar y tomar para echaros unas risas con los compis de trabajo, familiares, amigos…. 😀

¡Que tengais un buen día!

Flor 

Anuncios

2 comentarios

  1. Jajajajaja, qué risa. Gran anécdota. Qué mal lo del aliento.

    ¡Quiero una rueda cubana YA!

  2. Suena muy divertido esto de la rueda cubana, me dan unas ganas enormes de intentarlo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: