Piropos románticos …y no tanto

Una mujer pasa por la calle, ante dos hombres muy distintos.

Romántico empedernido – Desearía ser una lágrima tuya. Para nacer en tus ojos, vivir en tus mejillas, y morir en tus labios.

El no tan romántico – ¡Mooozaa! ¡Tienes dos ojos como dos sartenes, cuando te los miro se me fríen los huevos!

****************************

Romántico empedernido – Pretendía un mundo. Y al encontrarte le sumé el cielo.

El no tan romántico – Oye nena, ¿crees en el amor a primera vista? ¿o voy a tener que pasar dos veces?

****************************

Romántico empedernido – Si besarte fuera pecado, caminaría feliz al infierno.

El no tan romántico – ¿Buscas el tocador? ¡Pues ese soy yo!

****************************

Romántico empedernido – Dios debe estar distraído, porque los ángeles se le están escapando.

El no tan romántico – Dios, eres lo más grande desde la creación del muñeco espinete.

****************************

Romántico empedernido – Cuando mires las estrellas acuérdate de mí, en cada una de ellas hay un beso para ti.

El no tan romántico – ¡Preciosa! ¡Con esa mirada tan dulce me dan ganas de chuparte un..ojo!

****************************

Romántico empedernido – Quien quisiera ser tu Sol para alumbrar tu día y la luna para velar tus sueños

El no tan romántico – Niña, estás más apretadita que los tornillos de un submarino, y yo soy tu destornillador.




Anuncios

Reina del baile – Abba

Reina del baile

Tu puedes bailar, tu tienes el swing,
teniendo el tiempo de tu vida
Mira esa chica, mira la escena,
lista para atacar la reina del baile

Viernes por la noche y las luces están tenues
Buscando un lugar para ir
Donde toquen buena música, adentrándote al ritmo
Vienes en busca de un rey
Cualquiera podría ser ese chico
La noche recién comienza y la música está alta
Con un poco de música rock, todo está bien
Estás de humor para bailar
Y cuando tienes la oportunidad...

Tu eres la reina del baile, joven
y dulce, sólo diecisiete años
Reina del baile, siente el ritmo de la pandereta
Tu puedes bailar, tu tienes el swing,
teniendo el tiempo de tu vida
Mira esa chica, mira la escena,
lista para atacar la reina del baile

Tu los engañas, los enciendes
Los dejas ardiendo y entonces te vas
Buscando a otro, cualquiera lo hará
Estás de humor para bailar
Y cuando tienes la oportunidad...

Tu eres la reina del baile, joven
y dulce, sólo diecisiete años
Reina del baile, siente el ritmo de la pandereta
Tu puedes bailar, tu tienes el swing,
teniendo el tiempo de tu vida
Mira esa chica, mira la escena,
lista para atacar la reina del baile


(dedicado a todas las reinas ) )

¿Favores a cambio de amistad? Mmmmm… NO :)

Hace tres meses, un sábado por la noche…

RING RIIIIIINGGGG RIIINNNNGGG… (teléfono)

Flor – Hola guapa )

Azalea – Hola Flor, tengo un poco de prisa, ¿me puedes hacer un favor?

Flor – ¿Qué favor?

Azalea – Este viernes tengo una fiesta de empresa y no voy muy bien de dinero este mes para comprarme ropa, ¿puedes prestarme tu vestido azul?

Flor – Claro que sí. Vente mañana por la mañana, abres mi armario y te llevas lo que quieras. Luego te invito a comer y charlamos un rato, que hace mucho que no nos vemos, ¿te apetece una pizza con mucha cebolla, como te gustan a ti?

Azalea – ¡Genial Flor! ¡Muchas gracias! Mañana te llamo para confirmarte la hora a la que llegaré.

Al día siguiente por la mañana, mientras meto en la nevera las dos pizzas y cebolla extra que había ido a comprar…. RING RIINNNGGG RIIIINNNNG… (teléfono)

Azalea – Oye Flor, ¿tenias pensado venir al centro durante esta semana?

Flor – Esto… no… ¿por qué? voy a tener bastante trabajo. Hoy sí podría, si quieres.

Azalea – No, hoy lo tengo ocupado, y es que no me apetece ir hasta tu piso, vives muy lejos. Venga, pásate por el centro, te acercas a mi casa y me traes el vestido ¿vale?

😯

Mmmmmmmmm…….. creo que hay la misma distancia de mi casa a la de ella, si las matemáticas no me fallan…

Flor – No me viene bien ir hasta ahí, ya te he dicho que tengo mucho trabajo, lo siento (

Azalea – Bueno… está bien… no importa. Ahora estoy en el centro así que mejor voy a aprovechar el día, que no tengo nada que hacer y me compraré algo para la fiesta, ya no hace falta que me prestes nada. Bueno, te dejo que se me acaba el saldo.

Flor – 😯

¿Pero no habías dicho que tenías el día muy ocupado?… en fin… da igual, detesto desperdiciar energía en detalles tontos.

Hasta el momento no me ha vuelto a llamar ni contestar mis llamadas ( exceptuando la última, en la que me dijo que en ese momento no podía hablar, que estaba mal, y que ya me llamaría. De eso hace ya un mes y pico. Y sé de buena tinta que se encuentra muy bien.

Por fortuna hay personas que me quieren de verdad, pero… definitivamente,… tengo que empezar a seleccionar mejor a algunos de mis amig@s S

Pasión con subtítulos

Cómo leer este post:

Todo lo que va entre paréntesis y de color azul es la traducción masculina-femenina de lo que se está diciendo.

Por ejemplo, cuando le digo al bailarín “me gusta lo cariñoso que eres, cuando me acaricias…” su traducción a mi idioma femenino sería “quiero que me acaricies ahora”

Otro ejemplo, cuando el bailarín me dice “acaríciame”, la traducción a su idioma masculino sería “acaríciame”

En las inmediaciones de una estación de tren…

Bailarín – ¡Qué guapa vienes hoy! (te quiero echar un polvo)

Flor – Gracias, tú tampoco estás mal ) (seguro que con tus rayos x has visto que llevo bajo la camiseta el sujetador rosa que tanto te gusta… quitarme)

Un buen rato de caminata después…

Bailarín – Busquemos un sitio cómodo a la sombra donde descansar un rato (quiero que echemos un polvo o sucedáneo…)

Flor – Mira, ese banco a la sombra parece muy cómodo (mira, ese banco a la sombra parece muy cómodo)

Bailarín – Está un poco sucio, no quiero que te ensucies (por aquí pasa demasiada gente, mejor vayamos a otro sitio más íntimo donde podamos meternos mano)

Flor – ¿Y aquel? está bastante limpio (aquel está bastante limpio ¿por qué te preocupa de repente que me ensucie? si me importa un colín, ya me duelen los pies…)

Después de más de hora y pico andando por tooooodo el pueblo llegamos a un pequeño río solitario. El suelo está lleno de tierra, piedras y bichos. El bailarín señala un lugar que casi ni se ve entre tanto árbol, donde da el sol de plano.

Bailarín – Este sitio parece muy cómodo, y bonito, con el río al lado ¿nos quedamos aquí? (este es el sitio ideal para retozar contigo un rato)

Flor – 😯 (¡aaaah! claro…. ya sé lo que tú quieres… si es que no aprendo…)

Bailarín) (ojaláleguste, ojalaleguste, ojaláleguste…)

Flor – ¿No decías que preferías sombra? (confírmame mis sospechas)

Bailarín – En realidad no me importa, a ti te gusta el sol, y quiero que tú estés cómoda (quenomepille, quenomepille, quenomepille….)

Flor – Vale, gracias mi amor, me encanta cómo me cuidas ) (si en el fondo me halaga que te tomes tantas molestias y que te atraiga tanto, tontorrón… además… tú también estás para mojar pan, y tanta caminata me ha despertado el apetito… jijiji)

Y el final… mejor lo dejo a la imaginación jeje P

Besitoooooos!!!

Un silencio vale más que mil palabras

-Flor, ven y dame besitos como tú sabes- dijo el bailarín.

– 😯

Estaba repanchingado en el sofá, esperando con los ojos cerrados. “¡Que te crées tú eso!” pensé yo, “que hoy no está el chichi pa farolillos, ni el horno pa bollos, que vengo agotadita de trabajar, y encima me desplazado hasta tu casa en el metro, oliendo a la fuerza sobacos guarros ajenos y otros aromas que no quiero saber de donde proceden… vamos… que esos besitos me los merezco yo.

Era el momento de usar “el silencio“, que para eso está y lo uso muy poco porque la lengua no me deja. Siempre con todas sus ganas de hablar…

Me quedé mirándole, con una sonrisa traviesa. Como mis labios no llegaban, al rato abrió los ojos. Seguí sonriendo, sin decir nada. Me miró, me estudió como sólo un hombre es capaz de hacer, y un pequeño brillo en sus ojos me indicó que había decidido sacar su armamento pesado.

-Te quiero mucho, mi vida.- me apartó un mechón del cabello con la delicadeza de un gatito andando por una valla. Como yo no contestaba siguió -No sabes lo importante que eres para mi. Me gusta tu sonrisa, cómo eres, lo divertida que eres, las cosas que me cuentas y cómo me las cuentas… te amo tal y como eres.- todo con una sonrisa de canalla que me derretía hasta las canillas.

No dije nada y me mordí las ganas de saltarle al cuello y llenarlo de besos. ¡Trampa! ¡¡¡TRAMPAAAAA!!! ¡¡¡TRAMPOSOOOOOOO!!!!!!.

Mi mejor amiga no se cansa de repetirme que los hombres no piensan claramente antes de tener sexo, y después sí. Y que las mujeres cuando no pensamos claramente es después del sexo, pero sí antes. Así que según esta premisa… aproveché mi ventaja femenina temporal ji ji ji P

Cogí una de sus armas y la usé contra él. Sabía que por mucho que me dijera en ese momento, lo que menos le apetecía era que yo le contara cosas, así que me puse a contarle algo que le había sucedido a un amigo, poniéndome en pie y gesticulando, para separarme de su lado y evitar caer en la deliciosa tentación masculina que casi no me dejaba respirar.

Y… ¡lo conseguí! ¡¡Conseguí su rendición!! en toda regla, con bandera blanca y todo. Me tomó del brazo acogiéndome en los suyos y repartiendo sus besitos a diestro y siniestro con un deleite digno del mejor gourmet D

Y ahora sí… AHORA era el momento de entregarle mi cargamento de besos, especialmente reservados para él.

Y es que a veces… un silencio vale más que mil palabras ;)

Besitos!!!

Menú del día de la trabajadora de más

Ayer era fiesta en Madrid y no lo sabía. Como soy la autónoma más despistada del mundo mundial trabajé como una loca toda la mañana, preguntándome porqué nadie contestaba mis emails. Encima, mi nevera estaba en las últimas porque el sábado me entró la pereza y no fui a comprar 😕

A las dos de la tarde, acelerada, salí disparada al super, que, por supuesto, estaba cerrado. Ahí me di cuenta de que era fiesta.

Mi estómago rugía, así que no me quedó otro remedio que mezclar los pocos ingredientes que había por mi casa. A saber:

-Ganchitos al queso

-Tres almendras crudas

-una bolsa de harina

-media tableta de chocolate

-salsa agridulce

-una cebolla y media

-ketchup

-tres palitos de cangrejo

Ni corta ni perezosa vacié la bolsa de harina en un bol. Como era demasiada devolví una parte a su bolsa y el resto se lanzó en plancha a la encimera de la cocina por su propia voluntad, luego se pegó al paño húmedo y… bueno, mejor me ahorraré los detalles…

Con la harina y un poco de agua hice una pasta correosa que se me pegaba en las manos, el pelo, el delantal, las pestañas… hasta que se me ocurrió echarle más harina y se solucionó el problema. Freí las cebollas con los palitos de cangrejo a trocitos. Con la masa hice tres crepes que se quedaron un poco tiesos pero que inexplicablemente estaban deliciosos 😯 Los rellené con la cebolla y los palitos de cangrejo.

Como soy muy sibarita, adorné cada crep con una almendra, les eché por encima salsa agridulce y ketchup formando corazones entrelazados y alrededor coloqué los ganchitos al queso.

¿Os podéis creer que me encantó el menú? Estaba ¡RIQUÍSIMO! Y de postre… ¡¡¡CHOCOLATE!!! jejeje ¿se puede pedir mas? Yo creo que no D

Mis ojillos

A petición de juguetona aquí van mis ojillos, mas un dibujo aproximado del resto de mi rostro. Es que soy demasiado vergonzosa como para enseñarlo entero, ji ji ji 😛

Besotes!